“El melillero” utilizó la organización criminal que lideraba para cometer la agresión a su expareja y ocultarse