El minero enamorado de las letras al que su hijo no dejó cumplir los 66 años