Con una cámara en un falso ambientador: cómo grabaron a 100.000 mujeres en un baño de Málaga