Una mujer simula pedir una pizza para denunciar una agresión machista