Anatomía de una foto: una narcolancha averiada, unos bañistas indiferentes y unos espontáneos ladrones