Negarse a dar un cigarro, la causa por la que un repartidor recibió una paliza mortal en Logroño