Una de las niñas asesinadas presuntamente por su madre en Girona cumplía el sábado siete años