La nota de civismo de un niño sevillano en el parabrisas de un coche: “Disculpe, he roto sin querer su cristal”

La nota de civismo de un niño sevillano sobre el parabrisas de un coche: “He roto sin querer su cristal. Disculpe”