La Guardia Civil desarticula una red que introducía grandes cantidades de hachís en España