Un panadero de Huelva canta un fandango a unos enamorados que duermen en plena calle