El perfil del 'fiestero ilegal': unos 25 años, español y sin mascarilla