El príncipe africano de Aravaca, sorprendido en una fiesta ilegal que retuvo a la gente hasta el fin del toque de queda