Los propietarios de un piso de Terrassa entran por el balcón para echar a dos okupas