Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Registran con perros la casa del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife

  • Perros especializados en detectar restos cadavéricos recorrerán el domicilio buscando pistas

  • El juzgado espera el informe previo a la autorización del empleo de un sónar del Instituto Español de Oceanografía

Los investigadores de la Guardia Civil han regresado este lunes por la mañana a casa de Tomás Gimeno, el padre de las dos hermanas desaparecidas en Tenerife hace 19 días. Es la cuarta vez que acceden al interior de la vivienda para registrarla. En esta ocasión lo han hecho con perros del servicio cinológico, adiestrados para localizar restos biológicos, enviados especialmente desde Madrid, que ya han participado en otros casos como el de Diana Quer o el pequeño Gabriel Cruz. 

Sospechan que el padre pudo acabar con la vida de las dos niñas, Olivia de seis años y Anna de uno, después de llegar de casa de sus abuelos y antes de ir al puerto, a las nueve y media de la noche. Las cámaras de la Marina de Santa Cruz captaron su imagen. Bajó seis bultos de su coche e hizo tres viajes para cargarlos en su lancha. 

Todo hace pensar que pudo trasladar ahí los cuerpos de las pequeñas para después arrojarlos al mar. Agentes del servicio marítimo inspeccionaron la barca de Gimeno la misma noche y le multaron por saltarse el toque de queda pero no vieron nada extraño. Por eso continúa la búsqueda sin descanso en el fondo del océano para localizarlos.

Además, se espera que también se entregue a la Jueza que instruye el caso el informe previo a la autorización del empleo de un sónar del Instituto Español de Oceanografía (IEO), que podría comenzar la próxima semana a inspeccionar las aguas en la que se sospecha que pudieran encontrarse los cuerpos.

Se trata de una zona muy extensa al sur de la isla de Tenerife y al este de la del Hierro, con profundidades que oscilan entre los 500 y los 1500 metros de profundidad.