"Esto es la hostia": un hombre ayuda a un anciano del que la residencia de Valencia se despreocupó