El Rey del Cachopo en su alegato final: "Podía haberme presentado como un santo, pero no lo soy"