La Policía descarta una organización a nivel nacional que coordine los disturbios