La semana infernal de Barcelona: seis días en los que las calles ardieron por Hasél