24 horas angustiosas y tres muertos: la petroquímica de Tarragona vuelve poco a poco a la normalidad