La víctima de la agresión grupal en Amorebieta continúa grave: "Está en manos de Dios"

hospital-cruces