Unos 200 temporeros de la fruta duermen en las calles de Lleida en plena pandemia