Las motos campan a sus anchas por la acera de una estrecha calle en Barcelona: "Es un no parar"