El puente de Todos los Santos pone a prueba los confinamientos