El RACE comprueba en un test que, si no cumple las normas, se puede matar a 56 kilómetros por hora