Una treintena de provincias grita contra la violencia de género