El Supremo ratifica que reenviar fotos de alguien desnudo es delito porque afecta a su intimidad

El Supremo ratifica que reenviar fotos de alguien desnudo es delito porque afecta a su intimidad