Un vecino intenta silenciar la música en su barrio y la policía se une a la fiesta