Los vecinos denuncian el deterioro del granadino barrio de El Albaicín por los grafitis y las drogas

Albaicín: la joya que pierde brillo