El volcán entra en fase estable y se descarta que la lava llegue al mar en los próximos dos días