Visitar a los muertos en una rotonda: un cementerio muy curioso