Opinión

Aida Folch, la actriz que se prometió soñar