Un panadero francés guarda el secreto de cómo hacer la mejor baguete del mundo