Escaldadas en champán, con trufa negra y oro en polvo: las patatas fritas más caras del mundo