Opinión

Fernando Romay, cuando la bondad coge altura