La paella valenciana aspira a ser declarada bien de interés cultural y después, patrimonio de la humanidad