Reposteros eslovenos elaboran una 'potica' de 370 metros, la más larga del mundo