La abuela rusa que recorre el lago Baikal con unos patines de la Segunda Guerra Mundial