El baile de Anthony Hopkins, que Hannibal Lecter nunca haría, tras ponerse la vacuna de la covid-19