Howard deja el semáforo donde vende pañuelos por unas horas para celebrar que por fin ya es español