Un informe denuncia que el periodista que entrevistó a Lady Di engañó a su entorno para lograr la exclusiva