La reina Isabel de Inglaterra recibe una rosa con el nombre de su difunto esposo, el duque de Edimburgo