Andrés, el joven alicantino que ha construido su propia cueva con electricidad, internet y calefacción