Perú abre las ruinas de Machu Picchu para un turista japonés que ha esperado siete meses por la pandemia