Calle de día, discoteca de noche: vecinos unidos por la fiesta en plena cuarentena