La oración de Viernes Santo descubre el interior de Notre Dame un año después del incendio