El chándal y los calcetines salvan las cuentas del sector textil durante la pandemia

El consumo de ropa íntima aumenta