Las Japan Pom Poms, las animadoras jubiladas que demuestran que la edad es solo un número