Rousteing, diseñador de Balmain, recuerda su accidente con una chimenea un año después de haberlo ocultado