Por qué la tradición católica prohíbe comer carne en Semana Santa

Por qué la tradición católica prohíbe comer carne en Semana Santa