El restaurante Mayte Commodore renace para recuperar el esplendor que cautivó tanto a Fraga como al Che

El restaurante Mayte Commodore renace para recuperar el esplendor que cautivó tanto a Fraga como al Che